“GATOS POR UN CAZURRO”
Madrileños ~ Gatos

“GATOS POR UN CAZURRO”

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Aun que se salga un poco de la temática de este blog, el otro día charlando con un compañero de trabajo salió el tema de porque a los Madrileños les llaman “Gatos”, que unido a la actualidad sobre la región y las desafortunadas declaraciones de la señora Ayuso me han animado a escribir que son “GATOS POR UN CAZURRO”.

Ya sabéis que los españoles somos muy dados a poner gentilicios oficiosos, “Boquerones” (Malagueños), “Fatos”(Oscenses), “Cheposos”(Zaragozanos), “Pucelanos”(Vallisoletanos), “Cazurros”. Muchos son despectivos como el que dan a los Zaragozanos por la forma encogida que toman cuando sopla el Cierzo y otros más descriptivos como Cazurro que es una persona Maliciosa, reservada y de pocas palabras.

A los de Madrid se les llama “Gatos”, hay varias hipótesis: una de ellas es que Madrid es una ciudad que no duerme, siempre hay ambiente y a los Madrileños les gusta la noche, como a los Gatos. Otra de ellas tiene por protagonista a un Leonés.

La que por aquel entonces se conocía como Mayrit es un enclave estratégico, domina el valle del Manzanares, controla la sierra de Madrid y da acceso a Toledo que siempre fue de interés para los reyes Leoneses en la reconquista de la antigua capital Visigoda.  Ramiro II de León, “el Grande”, en el año 932 realizó la campaña militar para tomar Toledo, al ver que las defensas musulmanas eran fortísimas decidió tomar la plaza de Madrid. Tras debilitar sus defensas y pasar a cuchillo a todos sus habitantes, regresó a León con un amplio botín porque sabía que no podía mantener la plaza. Los musulmanes volvieron a reconstruir las defensas de Madrid levantando una muralla de 12 metros de altura, pensando que así estarían a salvo.

Es este punto es donde nace la leyenda. En el año 1085 Alfonso VI, “el Bravo”, rey de León vuelve a enfrentarse a las reforzadas defensas de Madrid, por los mismos motivos que su antecesor. Durante el sitió a la ciudad un bravo Leones, con la única ayuda de su daga, trepo por la muralla como un “GATO” consiguiendo cambiar la bandera Musulmana por la Leonesa. Esto hizo que el resto de Leoneses tomaran al asalto Madrid.

ALFONSO VI
fuente EcuRed

Los descendientes de ese valiente soldado adoptaron Gato como apellido por ser sinónimo de osadía y valentía.

Aunque el rigor histórico de esta leyenda es dudoso, es mucho más romántico pesar que son “Gatos” por un hecho insólito que por otro motivo no tan honorable.

Por cierto, aunque les pese, los Vallisoletanos se les llama Pucelanos por mal olor que en el siglo XVI había en la ciudad como consecuencia de la falta de un sistema de saneamiento adecuado.

  •  
  •  
  •  
  •   

Deja una respuesta